Como arquitectos contemporáneos en Mallorca sabemos que la orientación que elijas para construir tu vivienda tendrá muchas consecuencias en la confortabilidad de la misma. No es lo mismo si vives en clima más cálido o más frío, pero como norma general, toma nota de cómo funcionan las diferentes orientaciones:

En la orientación sur, el sol da todo el día en invierno, primavera y otoño. En verano sólo en las horas centrales del día, cuando da más calor.

Sureste: en invierno da todo el día. El resto del año, hasta el mediodía.

Este: da todo el año desde el amanecer hasta el mediodía.

Noreste: en invierno no da y el resto del año hasta mediodía.

Norte: el sol solo da en verano, en las primeras horas de la mañana y las últimas de la noche, de ahí que si eres muy caluroso, piensa en situar aquí tu salón o dormitorio.

Noroeste es una orientación en la que el sol no da en invierno. El resto del año, desde mediodía hasta el ocaso.

Suroeste, donde da el sol en invierno todo el día, y el resto del año, desde mediodía hasta el ocaso.

Por último en el oeste, da el sol todo el año, desde el mediodía hasta el ocaso.

Desde el despacho de arquitectura de María Ballester Gornals te contamos que no existe unanimidad entre los expertos en lo que respecta a la selección de la mejor orientación de una vivienda, ya que cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Así, por ejemplo, los inmuebles con orientación norte únicamente reciben calor algunas horas, principalmente en verano, y nada en invierno, por lo que corresponderá a las zonas más frías de la casa. Muy apto para calurosos.

Si necesitas arquitectos contemporáneos en Mallorca para tu vivienda, no dudes en llamarnos.