Una de las prioridades de los arquitectos contemporáneos en Mallorca, independientemente del estilo de vivienda que luego se vaya a diseñar, ha de ser la habitabilidad, un concepto que siempre ha de estar presente en cualquier hogar, porque al fin y al cabo, los edificios han de estar al servicio de las personas que los ocupan, proporcionando comodidad, seguridad, ayudando a mejorar sus actividades rutinarias y no obstaculizándolas.

Muchos autores han hablado del concepto de habitabilidad en diferentes sentidos, pero en lo que respecta a un estudio de arquitectura como el de María Ballester Gornals, la habitabilidad es la especialidad dedicada a asegurar unas condiciones mínimas de salud y confort en los edificios, particularmente en los hogares, lo que se consigue con buen aislamiento térmico y acústico o salubridad del espacio, entre otros factores.

De hecho, cuando se termina de construir un edificio, en España es obligatorio por ley que sea revisado por especialistas y técnicos competentes que son los que otorgan la licencia de primera ocupación, documento que tiene su equivalente en la Cédula de Habitabilidad. Y en esa inspección, como bien sabemos los arquitectos contemporáneos en Mallorca, se analizan factores como el aislamiento acústico, que debe ser el adecuado, tanto entre distintas estancias como con otros inmuebles o con el exterior.

Otro parámetro es el aislamiento térmico, para que el edificio consiga mantener una temperatura agradable, mientras que la salubridad incluye conceptos como iluminación, ventilación, abastecimiento de agua potable y agua caliente sanitaria, así como la correcta canalización y evacuación de aguas residuales. Por último, otros aspectos de la habitabilidad son las dimensiones mínimas, la seguridad o instalaciones para servicios de telecomunicaciones.