Todos los proyectos de construcción en Mallorca, por sencillos que puedan parecer, deben pasar obligatoriamente por una serie de fases que deben estar identificadas en el proyecto arquitectónico. Estas fases se pueden resumir en seis, aunque dependiendo de las características propias de cada proyecto algunas de ellas se pueden juntar y reducir en una sola.

El siguiente esquema que vamos a explicar en el estudio de María Ballester Gornals puede aplicarse perfectamente a la construcción de un nuevo chalet, pero igualmente a cualquier otro proyecto arquitectónico. Así las cosas, la primera fase de un proyecto de construcción es hacerse la pregunta de qué se necesita, es decir, la definición del programa de necesidades, así como la propuesta de honorarios que, al contrario que en otras profesiones, la consulta suele ser gratuita, porque no deja de ser una comunicación previa entre el arquitecto y el promotor.

Una vez elegido el arquitecto, los proyectos de construcción en Mallorca entran en la fase de anteproyecto, es decir, estudios previos con un primer concepto del proyecto, de manera elemental y más o menos esquemática. Una vez aprobados los puntos clave, se pasa a la tercera fase que incluye la elaboración del proyecto básico y la solicitud de la licencia. En el proyecto básico se incluyen memoria descriptiva y constructiva, acreditación del cumplimiento CTE (Código técnico de la edificación), planos o resumen del presupuesto.

El proyecto de ejecución se puede ir realizando mientras se está tramitando la licencia urbanística, pero en el mismo es fundamental el grado de detalle y exactitud del proyecto de ejecución. Después viene la selección del constructor y la asistencia técnica en la dirección y ejecución de la obra, en la que el arquitecto también puede colaborar.