A la hora de diseñar un edificio, los arquitectos contemporáneos de Mallorca deben tener en cuenta muchos factores, pero un criterio fundamental es el de que la construcción responda a las funciones que por su naturaleza le corresponden. Un diseño funcional debe facilitar una condición utilitaria del espacio.

El hecho de que una edificación esté correctamente adaptada a su finalidad no implica que tenga que carecer de un valor estético, por lo que conseguir un equilibrio entre la utilidad y la belleza es uno de los retos más complicados y atractivos en el mundo de la arquitectura. Para ello es importante tener en cuenta factores como la relación de la construcción con su entorno, tomando en consideración los materiales de la zona y la relación que se establece entre el espacio interior y el espacio exterior o buscando el menor impacto posible y su integración con el paisaje.

Sin embargo, sería un error que los arquitectos contemporáneos de Mallorca se dejasen llevar por la búsqueda de lo agradable a la vista olvidando que es la forma la que tiene que estar supeditada a la función si no queremos que el edificio no cumpla con el fin que se le ha asignado. Al final, serán las circunstancias particulares de cada cliente las que determinarán la disposición de los distintos elementos que deben componer un proyecto oportuno, ya que los matices culturales, las costumbres, el clima o los lugares en los que se ubique el edificio pueden variar en gran medida la propuesta adecuada.

Lo que puede resultar ideal para algunos casos puede resultar contraproducente en otros, por eso en el estudio de arquitectura Ballester Gornals, M. estamos a tu disposición con un grupo de profesionales que trazará el proyecto que más se adapte a tus necesidades para conseguir un edificio funcional.