En nuestro estudio de arquitectura nos encargamos del desarrollo de numerosos proyectos de construcción en Mallorca. Una de las áreas en las que trabajamos es el urbanismo, tan importante para desarrollar unos espacios más agradables para sus habitantes. En realidad, esta disciplina se hizo autónoma a finales del siglo XIX, es decir, hace no mucho tiempo.

Sin duda, la Revolución Industrial hizo que se empezaran a desarrollar diferentes corrientes sobre la planificación de las ciudades. Las visiones sobre la ciudad se intentaron adaptar para dar respuesta a las necesidades que iban apareciendo con su crecimiento: la desarticulación, el deterioro, el transporte, la extensión de las infraestructuras, etc.

Ya en la primera mitad del siglo XX confluyen en nuestro país tres ideas diferentes sobre la ciudad. Una de ellas hace referencia a la ampliación de la ciudad y la creación de nuevas zonas para la también nueva clase emergente: la burguesía. Esta nueva clase social busca desahogo, calidad de espacio y progreso.

Otra visión busca la mejora, por lo que se centra en la reforma interior, que incluye la higiene y la modernización, incorporando para ello nuevos materiales, y buscando soluciones de movilidad. Una tercera concepción está unida a una visión utópica, que busca un hábitat urbano diferente, con características naturalistas. Todas ellas han convivido y configurado nuestras ciudades a lo largo del siglo pasado. Sobre esa evolución te seguiremos hablando en este blog del estudio de María Ballester Gornals.

Como especialistas en diferentes proyectos de construcción en Mallorca relacionados con el urbanismo nos podemos encargar de la planificación del territorio en diferentes localidades, así como de los trabajos de renovación urbana.