Si preguntas a cualquiera de los arquitectos contemporáneos en Mallorca por cuál sería su sueño profesional, es muy probable que muchos te respondan que sería ganar el Premio Pritzker. Este premio es para un arquitecto lo mismo que para un director de cine ganar un Óscar o para un escritor el Premio Nobel. Hoy hablamos de la historia de este prestigioso premio.

Este premio, curiosamente, es un premio bastante joven, pues su comienzo data de 1979 y debe su  nombre a su creador, Jay A. Pritzker. Contra todo pronóstico, este empresario norteamericano no tenía relación directa con la arquitectura. Se formó como abogado y dedicó su vida a diversificar y hacer crecer los negocios familiares hasta llegar a tener 60 corporaciones industriales, desde hoteles hasta una aerolínea. Precisamente, a través de la cadena de hoteles Hyatt creó una fundación, la Fundación Hyatt, que patrocina el premio.

Hoy en día el premio se entrega anualmente y puede optar como candidato cualquier arquitecto vivo de cualquier país del mundo. El candidato ganador suele tener a sus espaldas una trayectoria larga y diversa, en la que ha mostrado su talento no sólo para una sino para varias facetas de la arquitectura. Asimismo, también ha tenido que contribuir al enriquecimiento, progreso y confort de la humanidad, algo que muchos arquitectos contemporáneos en Mallorca intentan cada día.

Del mundo latinoamericano, sólo dos arquitectos han conseguido el Pritzker: el mexicano Luis Barragán y el brasileño Oscar Niemeyer. Dos arquitectos en los que precisamente nos inspiramos habitualmente en el estudio María Ballester Gornals.