Nuestro trabajo en la realización de proyectos de viviendas unifamiliares en Mallorca nos obliga a conocer a la perfección todos aquellos factores que entran en juego para garantizar una casa confortable y que, al mismo tiempo, ofrezca los niveles más altos de eficiencia energética. Uno de los factores más importantes dentro de este campo es el nivel de aislamiento térmico de la vivienda.

Por eso, aprovechando nuestra experiencia en la realización de proyectos de viviendas unifamiliares en Mallorca, queremos ofrecerte algunas notas para mejorar este parámetro en una vivienda. Empecemos por analizar aquellos puntos por los que es más frecuente que se pierda energía. Ventanas y puertas son dos de los puntos críticos, especialmente si hablamos de viviendas construidas hace tiempo. Lógicamente, mejorando el aislamiento de estos elementos evitaremos que el calor (o el frío del aire acondicionado durante el verano) se pierda. A menudo, una solución tan sencilla como es la de instalar sistemas de doble acristalamiento puede resultar suficiente.

Otro punto importante a la hora de mejorar el aislamiento térmico en una vivienda es, por supuesto, el estado de las paredes. Aún hoy existen muchas viviendas que no cuentan con el aislamiento necesario en sus paredes, lo que termina derivando en casas frías en invierno y calurosas en verano. Para mejorar su aislamiento se pueden emplear materiales aislantes en el interior de los muros o colocar revestimientos especiales en el exterior, una medida que no afecta a la superficie útil de la vivienda.

Hay muchos otros puntos sobre los que se puede actuar para conseguir una calificación energética mejor para nuestra casa, como la modificación del sistema de calefacción pero de ellos te hablaremos en próximos artículos del blog del estudio de arquitectura María Ballester Gornals.