Una de las decisiones más importantes a la hora de encargar proyectos de chalets familiares en Mallorca es qué tipo de techo o tejado escoger para nuestra futura vivienda. Los arquitectos lo consideran una parte fundamental, porque define los espacios y el estilo de una casa, al mismo tiempo que tiene su función dentro del conjunto de la vivienda, como es canalizar sin humedades el agua de lluvia.

En el despacho de arquitectura de María Ballester Gornals solemos dar a nuestros clientes tres propuestas diferentes de tejado, que son las que habitualmente se utilizan en nuestro país. En primer lugar, la primera opción es el techo plano, ideal para chalets de aspecto moderno, minimalista o vanguardista, que es el frecuentemente utilizado cuando estamos proyectando viviendas unifamiliares de diseños cuadrados, voladizos blancos, líneas puras simples y cubierta no a la vista, quizá el más utilizado en nuestra isla, debido a la poca cantidad de lluvia de nuestro clima mediterráneo.

Los tejados a una o dos aguas, suelen fabricarse a base de chapas galvanizadas comunes, chapas color o tejas. Quizá hoy el más utilizado es el techo a dos aguas y con estructura de madera con una cubierta de tejas. En tercer lugar, está la alternativa de los tejados a varias aguas, más comunes en el sur de España, y más complejos de llevar a cabo.

No obstante, en la elección de los tejados en los proyectos de chalets familiares en Mallorca hay que tener en cuenta diversos factores: el clima, sobre todo si se trata de una zona con lluvias intensas y frecuentes, siendo el techo inclinado el ideal; la vegetación, para que los desagües no acaben obstruidos, y el uso, si se empleará como terraza, para lo que deberá optarse por un techo plano.